Home Beber y Escalar

Beber y Escalar

Usar puntuación: / 10
MaloBueno 

Este artículo tiene como fin informar sobre el nivel de hidratación que debemos tener los deportistas a la hora de realizar ejercicio en general, y acabar con falsas creencias y bulos sobre lo que se debe o no hacer. He pretendido no entrar en temas muy profundos ni con palabras raras para que sea más ameno y comprensible para el lector.

El Agua

A la hora de hacer deporte, el beber no es una cuestión de sed, sino de salud. No debemos caer en sólo beber cuando tenemos sed, sino hacerlo por costumbre durante toda la actividad, con pequeños sorbos. El hecho de que puedas aguantar en Agosto la tarde entera escalando sin beber no te convierte en un valiente, sino en un irresponsable. La deshidratación puede aparecer con mareos, vértigo, somnolencia o desmayos, y en el caso de que el deporte sea la escalada, no sé si sería peor que le sucediese al escalador o al asegurador. Ni que decir tiene que es la manera de hidratarse más natural del ser humano es el beber agua. A un nivel leve de actividad deportiva, beber agua antes-durante-después del ejercicio es la mejor forma de estar hidratados.

 

El problema viene cuando la intensidad del deporte crece y a esto le sumamos altas temperaturas. Beber agua continuamente nos hace sudar más y necesidad imperiosa de orinar, lo cual nos hace perder agua y sales minerales. Éstas son las que no recuperamos totalmente con el agua y las que debemos tomar de una fuente auxiliar, tales como las bebidas isotónicas. Recordad que el café y los tés son bebidas diuréticas (aparte de excitantes) , y eso no son puntos a favor para sacar el máximo rendimiento ante un largo día de deporte continuado.

Bebidas Isotónicas

Estas bebidas de sabor agradecido contienen (aparte del propio agua) principalmente:

1) Un alto nivel de Sodio, lo que nos previene de una posible hiponatremia (falta de sodio en la sangre). Él es el que se encarga del control de líquidos en el cuerpo. Su presencia regula la hidratación y nos retiene líquidos para evitarla.

2) Glúcidos o azúcares, que nos previene de la hipoglucemia (vulgarmente conocida como "pájara").

3) Magnesio, el cual es un tranquilizante natural que actúa directamente sobre el sistema nervioso. También ayuda a fijar el calcio en los huesos. Pero lo que nos interesa a nosotros es la capacidad que tiene de evitar calambres y lesiones musculares.

4) Calcio, aunque en poca cantidad, pero nos añade una pequeña parte.

5) Potasio, cuya función principal es controlar la presión osmótica. También está involucrado en la contracción muscular y la regulación de la actividad neuromuscular.

En general son muy buenas, y hasta los médicos la recomiendan como sustituto del suero cuando pasamos por una diarrea, pero ojo, no todo es color de rosa. ¿Qué pasa si una persona no-deportista toma estas bebidas? Seguro que estaréis acostumbrados a ver personas en las terrazas con su cigarro y lata de Aquarius, en general estimulados moralmente por añadir "algo sano" a su vida. Pues esa lata, afectada por el punto 1) lo que le va a hacer es retenerle líquidos a una persona de que ya de por sí retendrá si no hace mucho deporte. Entonces os preguntareis, ¿qué me tomo después de una intensa actividad de deporte?

Después de hacer deporte

Desde luego lo peor que puede tomar es una bebida carbonatada tipo coca-cola o pepsi, ya que, aunque se empeñen en ocultarlo, son bebidas aceleradoras de la descalcificación de los huesos debido al ácido fosfórico que contienen. Y es que precisamente el hacer deporte ya crea un gasto importante en huesos y cartílagos, por eso precisamente tomar estas bebidas y encima justo después de la actividad no es lo más recomendado. Y aquí es donde entra nuestra amiga la cerveza. Tomar cerveza nos re hidrata, aporta vitaminas, sales minerales, magnesio, potasio y encima es diurética. Para quien se le salgan los ojos de la órbita y le aparezca una sonrisa malvada, aprovecho para recordar que también están las cervezas "sin".

Desde mi punto de vista, lo mejor que hay es un buen batido casero de rico en sales minerales. Aquí es la imaginación y el gusto quien reina, a ser posible sin tener que pasar por lo helados. Los ingredientes para este tipo de batidos pueden ser el mango, tomate, pepino, plátano, leche de coco, fresas, melón, sandía, etc, todos ellos mezclados con leche (mejor desnatada) o zumo de piña/manzana. Hay cientos de recetas que podéis encontrar de este tipo de batidos y que estoy seguro que os engancharán una vez que deis con vuestro batido favorito. Sobre este tipo de batidos se podría escribir un artículo enterito, así que no voy a entrar en mucho detalle.

A mí personalmente me ha cambiado mucho este tipo de batidos, tantos los del post-entrenamientos como los de pre-entrenamientos ya que se han convertido en las pilas para realizar deporte. Os recomiendo que probéis por experimentar, no cuesta nada y el cuerpo os lo agradecerá.

Batidos de frutas y hortalizas

Fuentes:

http://www.alimentacion-sana.com.ar
http://revista.consumer.es
http://alimentacion.interbusca.com
http://es.wikipedia.org
http://www.dietas.net
http://www.foromtb.com